Invitamos a todos los matrimonios de la Iglesia a recibir una palabra de parte del Señor, que traerá tiempos de refrigerio en cada hogar.