Los jóvenes tenemos nuestro servicio al Señor. Se parte de la nueva generación que se rinde a los pies del Señor Jesús y a la obra del Espíritu Santo.