“no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres” Efesios 6:6-7 (RVR1960)

¿Cuál es tu actitud cuando tu jefe está viéndote trabajar y cuál cuando él está ausente?

Muchas veces suele pasar que trabajamos un poco más rápido cuando el jefe entra a nuestra área, o tratamos de dar lo mejor en nuestro servicio cuando vemos que el pastor se acerca a nosotros, pero nos tomamos las cosas con mucho más calma cuando ellos están ausentes. ¿Crees que esta es una actitud correcta? 

Pablo estaba consciente de la naturaleza humana, y su debilidad, por ello en contadas oportunidades lo menciona en sus cartas, haciendo referencia a lo importante que es hacer todo como para el Señor y no para los hombres. 

Si hasta hoy has estado actuando de tal forma que sólo el ver a tus superiores te sientes inspirado a dar lo mejor de ti, es momento de recordar para quién lo haces.