Cuentan que Sir William Naiper, caminado cerca de su casa, cierto día encontró a una pequeña aldeanita que estaba llorando. Había quebrado su cántaro y derramado la leche que llevaba para su padre. La niña decía: Tengo miedo de ir ahora, porque estoy segura que me pegará.

Sir William buscó en sus  bolsillos algo de dinero para que ella pudiera comprar otra jarra y más leche, pero como no tenía nada,  le prometió a la niña encontrarse con ella a cierta hora en la tarde para socorrerla en sus necesidades pequeñas. 

Al llegar a su casa encontró la invitación de un caballero de sociedad, para que cenara con algunas personas destacadas en su casa, a la misma hora en que tenía que encontrarse con la pequeña niña. 

La pregunta que se hizo fue: ¿Cumpliré mi palabra a esta pequeña aldeana o iré para mis intereses y deleites? Y dijo: Ella ha confiado en mí y no puedo engañarla.
Por lo tanto escribió una nota declinando la invitación a la gran cena.

No importa si comprometiste tu palabra con una persona prominente o con una pequeña niña desconocida, todos tienen el mismo valor.

Conservar tu palabra, independientemente de las circunstancias, te hace una persona confiable.Anónimo

Mateo 5:37 dice: “Simplemente di: “Sí, lo haré” o “No, no lo haré”. Cualquier otra cosa proviene del maligno” (NTV) No podemos estar retractándonos según nuestro estado de ánimo o las circunstancias.

Antes de decir  algo piensa bien a qué te estás comprometiendo y mientras esté a tu alcance, cumple con lo que dices. No seas una persona de doble ánimo o que fluctúa de acuerdo a sus emociones y circunstancias. Que la gente pueda hallar en ti alguien confiable y comprometido.

Recuerda que todos los compromisos que haces son importantes y todas las personas son igual de valiosas.